Veganismo: ¿imperativo moral o elección personal?

He tenido ya varias situaciones en las que alguien me ha comentado que respeta a quien quiera ser vegano, por lo que nosotros deberíamos respetar también a quien decida no serlo.

En este punto, deberíamos plantearnos qué es una elección personal. Se le podrían dar muchas vueltas al tema, pero trataré de explicarlo de una manera muy simple.

Una elección personal es una decisión que elegimos y que no afecta a ningún otro. Ejemplo: elegir una camiseta amarilla o una camiseta roja.

Un imperativo moral, por el contrario, es algo que todos deberíamos seguir, ya que afecta a terceros.
Ejemplo: no matar a nadie por su raza u orientación sexual.

En resumen, que no considero que sea una elección personal, por ejemplo, matar al primer negro que vea por la calle. O asesinar homosexuales. O esclavizar animales no humanos.

O dicho de otra manera, la libertad de cada uno termina donde empieza la de otro. No me gustan los dichos, pero ése describe bastante bien al veganismo.

Imagino que hasta aquí, todo el mundo estará de acuerdo en que no somos libres de tomar la elección personal de perjudicar a otros. Ahora, sólo queda reflexionar sobre por qué los demás animales deben ser considerados individuos (aunque lo intentaré detallar próximamente en otro post).

José Valle con una gallina rescatada

José Valle con una gallina rescatada de su centro de explotación por Igualdad Animal

Al igual que los animales humanos, los animales no humanos tienen la capacidad de sentir. Ésa es la condición por la cual deberíamos respetar a los demás, por su capacidad de sentir. No por motivos arbitrarios como la raza a la que se pertenezca, o la orientación sexual que se tenga; tampoco por la especie de la que seamos miembros.

Habrá quien argumente mil excusas para considerar inferiores a los animales no humanos; son las mismas excusas por las cuales hace cientos de años se consideraban a los negros como inferiores. La más típica podría ser que los humanos tenemos la capacidad de razonar. Pero hay humanos que no razonan, como los bebés recién nacidos o diversos tipos de enfermos mentales, y no los matamos para servirlos en la cena. La única razón por la cual masacramos a millones de animales diariamente es la especie a la que pertenecen. Y la especie es algo tan arbitrario como la raza o el sexo.

Por todo esto, ser vegano no una simple elección personal, sino que se convierte en un imperativo moral que debemos seguir para respetar a los demás.