Agujas

Contigo al lado parecía como si el tiempo se hubiera parado. Yo no quería que pasara ni un segundo más. Tú tampoco. Hubiéramos hecho lo que fuera por parar ese maldito reloj, y en ese momento parecía como si lo hubiéramos conseguido. Eran las 22:30:19 y las agujas de ese reloj no se movían. Ni lo hicieron en toda la noche, como comprobé la mañana siguiente.

Quizá en un tiempo, dentro de no mucho, veamos esas agujas moverse. Y aunque parezca que van hacia delante, realmente serán una cuenta atrás.

Anuncios